GARAJE EN POLLO MARTÍN, un clásico sin reseña…? HASTA HOY!

 

En esta ocasión la Jabuba Genérica (no adquirible sin receta) se apoya en el Género de Terror para narrar al mundo la surrealista leyendaque habita entre las columnas de un garaje “Garaje en Pollo Martín”

Esta delirante historia se gestó en tiempo record, en apenas 10 dias paso de ser una idea a convertirse en un corto con BSO incluida. La producción fue excepcional, con una preproducción de dos días supimos gestionar nuestro abultado presupuesto de 14€, el cual se fue integramente en pagar el sueldo de un actor con cierto caché, un pollo de corral. Pero tal derroche de capital, mereció la pena pues estaba sabrosísimo y rodó sus 3 planos en una sola toma ¡todo un profesional! aunque, sin animo de desmerecer su trabajo, el estar muerto y decapitado jugaba a su favor.

Cabe destacar y agradecer infinitamente el trabajo de Ana Fraile quién confió su vida, una vez más, a nuestro especialista Dr. Rider Testera a quien también queremos agradecer su trabajo y su predisposición para con la jabuba. También queremos agradecer a Negro, Ali, Guille y Rafols sus pertinentes valoraciones durante la fase de montaje, agradecer a Emma Camarero el haber parido a su hija (Lala Russo) y el no empufarnos por enseñarle a Lala el verdadero significado de la palabra “Zorra” y por supuesto a Wiola łabędź por sus fotografías y por hacerme sonreir al verla aparecer por allí, y por “allí” me refiero al mítico Prado del Pis, que es el nombre que recibe esa localización desde la que se divisan los peñascos de Arapiles en los que los charros le dijeron, con piedras, al ejercito de Napoleon: “¡anda…! …tira pa ahí pa la france…”

Pero sobre todo, quienes pusieron toda la carne en el asador para sacar este proyecto adelante fueron los Swinging Barrels aportando ese matiz que termina por cerrar el mensaje que pretendíamos transmitir con esta pequeña y absurda historia: ese terror absurdo e irracional que suscitan los garajes cuando eres un crio o no tan crio, como es el caso de Julio Arenas quien conoce Garaje en Pollo Martín desde que tiene uso de razón y quien por aquel entonces, en el que tenía uso de razón, imaginaba cientos de paranoias, a cada cual más surrealista, que podían pasar en un siniestro garaje que se hallaba en una calle de intrigante nombre.

Por eso queremos dedicar este corto a los Swinging Barrels y aprovechamos para hacer una mención especial a los Joints & Blues, a los Killing Chustas, a La Cabra Kirivodzska y a los Treskantalites.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s